Usando la tecnología para garantizar el bienestar social

En una era de información y cambios sin precedentes, la tecnología digital se utiliza cada vez más para crear conexiones sociales. Como resultado, las personas exigen más a sus organizaciones, con la esperanza de que la tecnología pueda ayudarlos a equilibrar su vida personal y profesional con mayor autonomía. Entonces, ¿cómo pueden las organizaciones garantizar que estos canales sean efectivos?

En una era de información y cambios sin precedentes, la tecnología digital se utiliza cada vez más para crear conexiones sociales. Como resultado, las personas exigen más a sus organizaciones, con la esperanza de que la tecnología pueda ayudarlos a equilibrar su vida personal y profesional con mayor autonomía. Entonces, ¿cómo pueden las organizaciones garantizar que estos canales sean efectivos?

En los últimos 25 años, el mundo ha cambiado. El auge de Internet y los dispositivos móviles han creado la plataforma para el posterior auge de los servicios digitales que han mejorado nuestra vida. La utilidad de la tecnología hoy es tan relevante que seis de las diez empresas más valiosas del mundo son empresas tecnológicas.

Aquellos que nacieron en esta era tecnológica, y, en consecuencia, son maestros de estas tecnologías, han sido apodados como “Nativos Digitales”. Esta generación, constituirá el 75% de la población activa en 2025, y no hay duda de que este repentino cambio generacional tendrá importantes repercusiones para el lugar del trabajo y las organizaciones en su conjunto.

La tecnología digital ha tenido un impacto real en la forma en que las personas viven y trabajan, desde la conectividad social, los juegos, la viralidad y el intercambio de contenido, hasta el trabajo flexible, la comunicación y el compromiso de la marca. Como resultado, las expectativas de las personas sobre cómo debería ser su trabajo— impulsados por la promesa de sistemas más simples, más equilibrados y más productivos — han cambiado y están siendo impulsadas por la transformación digital.

Desde que empezaron a regalar podómetros en las cajas de cereales, la tasa de adopción de herramientas digitales se ha acelerado. Desde monitores de frecuencia cardíaca integrados en dispositivos móviles hasta relojes inteligentes y apps para realizar mindfulness; las personas se están tomando más en serio su salud y bienestar, y muchas organizaciones lo están notando. Google ha ordenado que todos los dispositivos Android dispongan de una aplicación de bienestar digital, mientras que el Sistema de Salud público del Reino Unido ha visto duplicar el número de usuarios de “NHS App” en tres meses incluso antes de la pandemia de COVID-19, mientras que las descargas de Headspace se duplicaron entre mediados de marzo y finales de junio de 2020.

Sin embargo, debido a la naturaleza repentina de este cambio, los lugares de trabajo han tenido dificultades para mantenerse al día. Hoy en día, el 91% de las personas dicen que anhelan soluciones tecnológicas modernas, pero solo el 20% de las empresas están implementando soluciones de Recursos Humanos. Las compañías están experimentando dificultades, especialmente en organizaciones de mayor tamaño, para lograr la implementación y la efectividad de dichos sistemas. Llegar al fondo de por qué estas estrategias no tienen éxito – ya sea por la desconfianza de las personas, el aburrimiento digital, o el desinterés general –  es esencial para darse cuenta del valor de los beneficios sociales para la salud y el bienestar.

A pesar de las múltiples opciones que existen – desde cuidar que los empleados duerman lo suficiente, hasta asegurarse de que mantienen un peso saludable – la brecha entre las soluciones digitales que las personas necesitan y las opciones que brindan las organizaciones debe resumirse en el retorno de la inversión que realmente supondrán dichos beneficios.

Ya sea por el impulso de los usuarios o el de las empresas tecnológicas y sus últimas soluciones, Nuno Abreu, director de Aon en Portugal, cree que los futuros equipos de trabajo serán muy diferentes a los de hoy:

“La flexibilidad y personalización que ha aportado la tecnología digital está afectando la forma en la cual las personas se involucran en el trabajo. Si se abren las opciones, como es la tendencia actual, podría cambiar la dinámica del empleo, junto con las expectativas a medida que un nuevo tipo de personas se incorporen a las compañías. Esto será un desafío para las empresas, pero si la respuesta es correcta, podría ser una fuente de ventaja competitiva “.

Lograr este equilibrio adecuado para las personas y proporcionar la tecnología para que la empresa se vuelva resiliente a circunstancias impredecibles o cambiantes es crucial si las empresas quieren seguir siendo líderes en sus mercados.

Creando conexiones humanas a través de la tecnología

Sin duda, la tecnología ha remodelado el lugar de trabajo moderno. Desde mejoras operativas hasta canales de comunicación que nos permitan conectar social y profesionalmente, en cualquier momento y en cualquier lugar. Sin embargo, a pesar de todas las herramientas a nuestra disposición, ¿las personas se sienten más o menos conectados a nivel humano? Las investigaciones sugieren que más de la mitad de los gerentes y personas experimentan sentimientos de soledad como resultado de una mayor comunicación impulsada por la tecnología.

Mientras los servicios de mensajería instantánea y las videoconferencias han ayudado en la transición hacia el teletrabajo, la realidad es que las conexiones humanas reales requieren de forma innata una proximidad física cercana. Este es un verdadero desafío para las organizaciones tanto bajo confinamiento debido al COVID-19 como en la “nueva normalidad”. Andrea Tarantino, Global Reward & International Mobility Director de Campari, considera que garantizar la interacción humana es clave para alcanzar el bienestar social.

“La dinámica realmente interesante es cómo vamos a rehacer las conexiones humanas en el futuro. Antes de la pandemia, veíamos las reuniones cara a cara como algo “bueno y agradable”, y poco a poco empezamos a alentar a las personas a hacer las cosas de forma remota o en reuniones rápidas y eficientes, si era posible. Ahora vemos las reuniones en persona como “preferibles”, en el sentido de que tener interacciones reales tiene impactos psicológicos positivos. Dábamos por sentado nuestra presencia alrededor de los demás, ya que nuestras necesidades sociales se satisfacían con regularidad. El nuevo desafío será equilibrar la naturaleza funcional de las interacciones con la naturaleza humana “.

También ha habido una rápida adaptación a tecnologías menos utilizadas a medida que las empresas tuvieron que continuar su actividad desde casa debido al confinamiento. La realización de talleres en línea con pizarras digitales, por ejemplo, puede facilitar la colaboración y garantizar interacciones enriquecedoras, ayudando a las personas a olvidarse de su entorno porque “se siente” más fluido y más cercano a lo que estaban acostumbrados.

La videoconferencia también ha democratizado el trabajo en equipo a través de la participación individual. Al reunir a los colegas en un mismo escenario y hacer que todos sean igualmente visibles, está ayudando a las personas a sentirse más incluidas en los procesos de trabajo y respalda la conexión dentro del equipo. En el otro extremo, las intranets y las redes sociales internas también han permitido utilizar otro enfoque para la recopilación de datos, lo que permite a todos participar en la innovación a la vez que fomenta la equidad y la visibilidad individual. Esto puede ser especialmente útil en organizaciones grandes, que también deben reevaluar sus políticas de riesgo, seguridad y políticas de redes sociales si quieren alcanzar todo el potencial y alcanzar la mayor participación de las personas a través de las redes sociales.

Además de la gran cantidad de opciones, está la necesidad de garantizar que todas las personas sean igualmente capaces de aprovechar dichas tecnologías. Nuno dice que debe haber un mayor enfoque en garantizar que todas las personas puedan utilizar las nuevas tecnologías, especialmente las personas con más experiencia y con mayor conocimiento del negocio, y mantenerlos comprometidos, hacerles formar parte del proceso es importante para garantizar que la próxima generación alcance su potencial:

“El COVID-19 ha aumentado la agenda del bienestar social y su impacto en la salud mental. La mayoría de las empresas adoptaron un enfoque de “ahora o nunca”, ya que tenían que implementar el trabajo desde casa prácticamente de la noche a la mañana. Pero también miramos hacia adelante y entendemos cuáles deben ser las habilidades digitales en la ‘nueva normalidad”.

Nuno Abreu, Director de Aon en Portugal

Comprender las desventajas de un mundo hiperconectado

Como ocurre con cualquier cambio de gran magnitud, ha habido efectos secundarios inesperados. Mientras se pueda acceder herramientas de gestión de proyectos y a canales de comunicación desde dispositivos personales en cualquier momento, el resultado es que el trabajo puede comenzar a inmiscuirse en la vida privada. Nuno explica que mientras las personas finalmente tienen la flexibilidad que han estado pidiendo durante mucho tiempo, la realidad es que muchos tienen nuevos problemas con los que lidiar:

“Mientras las personas han buscado durante mucho tiempo esta flexibilidad, también debemos considerar los efectos colaterales. A algunas personas les resulta más difícil dejar el trabajo porque no hay límites entre el trabajo y la vida personal, mientras que a otras les gusta desplazarse porque era un tiempo para pensar y un tiempo de inactividad real de su trabajo. Tenemos que incorporar de regreso estas cosas que nos gustan a nuestras vidas y no convertirnos en esclavos de la tecnología “.

Es crucial administrar horarios de trabajo más estrictos y crear una línea clara entre lo que es tiempo personal y lo que es tiempo de trabajo. También es importante tomarse un descanso completo para asegurarse de que haya tiempo para reflexionar sobre si realmente se están satisfaciendo las necesidades personales y garantizar que se encuentre el equilibrio. Algunos países se han tomado esto particularmente en serio, creando leyes de desconexión digital, como la ley francesa El Khomri (artículo 55, 2017), que vela por el derecho de las personas a períodos de descanso sin interrupciones de trabajo.

Mientras las herramientas digitales pueden ser útiles para facilitar las interacciones sociales y la “conectividad” funcional, son herramientas deficientes para ayudar a sus usuarios a definirse a sí mismos, su carrera o estilo de vida.

El intercambio social ha hecho que sea más fácil comparar nuestras vidas con las de otras personas, que con frecuencia se tergiversan. Para una generación enganchada a la fiebre de la dopamina de las redes sociales y centrada en el ‘éxito’ percibido de otros vistos a través de las redes sociales, así como en la presión para conformarse en relaciones construidas a base de “me gusta” algunas herramientas digitales tienen el potencial de ser muy perjudiciales para la salud mental de algunas personas.

La deformación de la realidad mediante la desinformación y la autopresentación incompleta también puede dañar la confianza de un individuo, su comprensión del mundo y, de hecho, romper las buenas relaciones que antes tenían. Es más, la proliferación de la participación de los usuarios a través de contenido sensacionalista que hace que sea más difícil para las personas responder de manera racional a las crisis del mundo real, creando dificultades emocionales que antes no existían. Eso se suma a los impactos más directos del acoso y el intercambio de contenido dañino.

Las complejidades a menudo no se comprenden bien, y el efecto polarizador sobre las poblaciones puede causar un estrés real en sí mismos. Para que la productividad siga siendo alta, las organizaciones deben tomar las riendas y educar a sus equipos sobre los peligros potenciales de las redes sociales y la difusión de información.

Sin embargo, las personas son cada vez más conscientes de los peligros. Frank Bach, Diseñador Principal de Productos de Headspace, dice que la pandemia del COVID-19 ha impulsado a las personas a analizar su relación con la tecnología, y que las personas buscan formas positivas de vivir con las herramientas digitales de una manera que les ayude:

“Hay un cambio hacia la autenticidad. La gente quiere ser vista y escuchada de una manera real. Veo que el papel de herramientas como Headspace está cambiando a un modelo aún más centrado en el cliente, donde realmente estamos resolviendo problemas y escuchando las necesidades de las personas. Lo que el COVID-19 realmente ha hecho es abrir el telón, devolver a la gente el control y decir; “Puedes decidir cuál es tu relación con la tecnología”. La gente está encontrando su propio equilibrio. Puedes apagar tu teléfono, silenciar las notificaciones de grupos particulares y personalizar la forma en que administras tu trabajo junto con el resto de tu vida”.

Frank Bach, Diseñador Principal de Productos de Headspace

En los días posteriores al confinamiento por el COVID-19, Headspace registró doce veces más personas que usaban el entrenamiento en casa para paliar la ansiedad, y observó un aumento de diez veces en los usuarios que comenzaron la meditación para el estrés. De manera similar, Aon vio un aumento en el uso en más del 25% de la aplicación Well One.

Nuno dice que estos servicios no solo son cruciales para el bienestar de las personas, sino que los datos que brindan ayudan a garantizar que sean relevantes para cada organización. Las soluciones se pueden adaptar a cada individuo, mientras se proporcionan los datos para ayudar a descubrir la causa raíz de las dificultades de las personas- lo que permite a las empresas abordar los problemas, en lugar de los síntomas del problema:

“Antes de Well One, principalmente hacíamos preguntas sobre los cinco pilares del bienestar; físico, social, emocional, profesional y financiero, y consultarlos para diagnosticar el problema y elaborar un plan de recuperación. Pero con Well One, tenemos una forma más apropiada y confiable de diagnosticar los problemas, crear soluciones más prácticas y definir estrategias a medida “.

Pero ¿qué pasa con las personas que optan activamente por no participar porque no quieren compartir esta información con sus empresas? Andrea, que ha implementado Well One, dice que proporcionar las bases para que las personas desarrollen resiliencia ante los cambios en sus vidas y en el mundo en general, así como comunicar los beneficios, es clave para garantizar que las personas se beneficien tanto como sea posible:

“Se están formando nuevas dinámicas y tenemos nuevas fuentes de estrés. Pasamos mucho más, o mucho menos tiempo con nuestras familias y amigos, y tenemos que encontrar nuevas formas de gestionar estas situaciones, ya que no tenemos nuestras formas “normales” a las que recurrir. En tiempos de incertidumbre, las personas necesitan una luz que las oriente, alguna certeza que las ponga en mayor control de lo que está sucediendo. Al proporcionar información de una manera completamente transparente y ayudar a las personas a comprender lo que significan los cambios para ellos, las personas se sienten cómodas con las estrategias que estamos implementando”.

Andrea Tarantino, Global Reward & International Mobility Director de Campari

Diseñando un futuro más brillante

Además del cambio en las aplicaciones tecnológicas tanto en el trabajo como en la vida, las personas también han sido testigos de una volatilidad sin precedentes. Frank considera que los factores fuera de nuestro control tienen un impacto en nuestras expectativas del mundo, de nosotros mismos y de aquellos que impactan nuestras vidas:

“En los últimos 10 años, hemos vivido desde una recesión mundial y una pandemia. Los jóvenes que se incorporaron al mercado laboral en los últimos 15 años saben que el trabajo no lo es todo, tienen una perspectiva más amplia que eso. Saben que el trabajo es una parte importante de la vida y es la base para vivir, pero también son conscientes de que existen amenazas a la seguridad de su trabajo en todas partes y de que deberían tener más poder sobre las cosas que guían sus vidas “.

Andrea cree que las semillas del cambio han sido sembradas por la situación que ha creado la pandemia del COVID-19, no solo desde una perspectiva personal, uno a uno, sino también desde una perspectiva social:

“Nos hemos vuelto mucho más empáticos, más sensibles y emocionales sobre ciertas cosas. La pandemia nos ha obligado a afrontar estas cosas de forma más directa: la falta de contacto humano nos ha llevado a evaluar realmente lo que importa en la vida, cuáles son nuestros valores y qué es lo más importante. Desde ver a nuestros colegas en entornos domésticos y llegar a comprender mejor sus circunstancias personales, hasta ver los efectos sociales en general y las personas en la primera línea que se preocupan por los demás, hemos llegado a comprendernos mejor a través de un período de separación. ‘

En este sentido, las aplicaciones digitales pueden ser una forma de asegurar que las actividades sociales que las personas disfrutaban anteriormente no se pierdan debido a circunstancias fuera de su control. Hacer rutinas de ejercicio con tus amigos, cursos de cocina, juegos y concursos, y compartir cosas “divertidas” a través de la mensajería instantánea. Andrea ha visto de primera mano los resultados positivos de implementar soluciones sociales:

“Hemos tratado de crear momentos que generen unión, que es uno de nuestros valores. Creamos el Campari Social Club, donde la gente puede reunirse, tocar un instrumento, comer y beber juntos o hacer una actividad en grupo como el yoga. Ha tenido un impacto enormemente positivo en las personas que interactúan y un sentimiento general de que todos se unen”.

Andrea Tarantino, Global Reward & International Mobility Director de Campari

Hay muchas posibilidades cuando se trata de involucrar a personas y colegas socialmente, lo cual se puede hacer todo de manera virtual o presencial. Por qué no considerar:

  • Rituales en equipo, como café o almuerzos individuales
  • Reuniones frecuentes para ponerse al día
  • Compartir consejos sobre relajación y salud.
  • Iniciar un club (por ejemplo, un club de lectura)
  • Crear competiciones y actividades en equipo.
  • Montar cursos no relacionados con el trabajo, como clases de cocina.

También puedes probar estos consejos sobre cómo maximizar las relaciones cuando trabajas desde casa:

  • Compartir fotos y videos de tu vida fuera del trabajo.
  • Habla por video, no solo por audio, para aumentar la conexión humana
  • Presenta a tus colegas a otras personas de tu vida y de tu hogar.
  • Dedica tiempo a ponerte al día con cosas no relacionadas con el trabajo.
  • Compartir actividades que te ayuden a trabajar desde casa
  • Utilizar los servicios de mensajería instantánea para crear interacciones regulares.
  • Probar un software de colaboración, como pizarras y herramientas de gestión de proyectos.

Garantizar conexiones sociales positivas es un desafío, incluso en entornos de oficina. Pero a medida que dependemos más de las herramientas digitales para facilitar nuestra conexión, debemos asegurarnos de que se haya tenido en cuenta a toda la organización. Andrea considera que abordar una combinación más amplia de necesidades para garantizar que las herramientas digitales estén integradas socialmente de manera adecuada y que incluyan a todas las personas de la organización es la mejor manera de ayudarlas a darse cuenta de todo su potencial:

“En el futuro, pensaremos más en cómo integrar las herramientas digitales y garantizar que todos hayan mejorado sus habilidades. También debemos centrar nuestra atención en lo que significan los cambios para las personas actuales y futuras, para asegurarnos de atraerlas, motivarlas e involucrarlas, para crear un nuevo sentido de propósito y significado para ellos. Pero queremos hacer esto de una manera que esté conectada, para garantizar que las personas se sientan satisfechas en todos los aspectos de lo que es importante para ellos “.

Con todas las opciones disponibles, existe un gran potencial para que las organizaciones aumenten su eficiencia organizativa. Al reducir el gasto total a través de soluciones digitales efectivas, aumentar la productividad a través de la flexibilidad que necesitan las personas y atrayendo el talento, te conviertes en una organización resiliente.

Conviértete en el tipo de líder que siempre quisiste ser. Crea el equipo de trabajo que siempre quisiste ver. Únete hoy a los pioneros del bienestar en el trabajo.


¿Su organización es resiliente?

Nuestra breve encuesta de autoevaluación le proporciona una indicación inmediata de la probabilidad de que su fuerza laboral sea resiliente.

  • Compare sus resultados nuestro indicador de resiliencia
  • Comprenda sus áreas clave de mejora y cómo hacer que suceda el cambio
  • Descubra cómo de completo es su enfoque de salud y bienestar

Iniciar evaluación