¿Un paso atrás, o un paso adelante? Dar el apoyo financiero adecuado a los empleados

El impacto financiero de Covid-19 aún no se ha producido totalmente. Sin embargo, el impacto inmediato de los despidos, la suspensión de contratos o la reducción de horas de trabajo —reduciendo salarios — ha puesto el enfoque de forma especial en la inseguridad laboral y el bienestar financiero. Incluso antes de que la pandemia golpeara, las empresas mostraban un interés creciente en apoyar el bienestar financiero de sus empleados, y ahora hay una nueva e inesperada “fuente” de tensión financiera. Con el enfoque en la educación financiera básica y la formación para apoyar a los empleados en tiempos difíciles, ¿qué más pueden hacer las empresas para crear una fuerza de trabajo más resiliente financieramente para el futuro?

Reformular nuestra relación con el dinero

Al resolver problemas financieros, las personas a menudo tienen que enfrentarse a duras verdades sobre cómo ven el dinero y cómo lo usan. Esto puede significar cambiar comportamientos y actitudes, lo cual no es fácil para nadie.

Debbie Falvey, Jefa de Pensiones, Health & Benefits, EMEA en Aon dice que, puede ser una tarea difícil, modificar la forma en que pensamos sobre el dinero y cambiar nuestros hábitos:

“Nuestra relación con el dinero está profundamente arraigada, y estos problemas se están perpetuando en muchos casos. Los mayores impactos se pueden hacer a través de principios básicos de planificación financiera, explicados de una manera accesible y procesable”

Aon aborda esto centrando los recursos en explicar y fomentar ocho hábitos financieros saludables:

  • Tener el control
  • Gastar menos de lo que se gana
  • Comprender cómo funcionan el interés compuesto y la inflación
  • Comprender los diferentes tipos de deuda
  • Invertir en lo que entienda y tener un plan claro
  • Proteger a los que más amas
  • Comprender los impuestos
  • Entender los beneficios de ofrece su empresa

Ten el control y gasta menos de lo que ganas.

Cada vez menos personas tienen los ahorros que necesitan para hacer frente a imprevistos. La respuesta a la pandemia del Covid-19 mostró que las personas no estaban preparadas para una pérdida repentina de ingresos, y aunque a corto plazo las compras compulsivas estaban en orden del día, rápidamente se hizo evidente cómo grandes sectores de la población dependían de la ayuda gubernamental, así como de las empresas que los empleaban.

Se recomienda tener ahorrado entre 3 y 6 veces el gasto mensual para hacer frente a “un día lluvioso”, sin embargo, para la mayoría esto es difícil de lograr.

Diferentes grupos varían, pero en el Reino Unido el 15% de las personas no tienen ningún ahorro, con una cuarta parte de las personas incapaces de abrirse camino a través de un solo mes sin ingresos.

Analizando la población de tres países, Luxemburgo, Suecia y Alemania el promedio ahorrado con asesoramiento fue 15 – 20% de sus ingresos, el problema está generalizado.

Debbie está viendo tendencias de ahorro similares en todas las geografías:

“La mayoría de los países tienen los mismos problemas fundamentales con las finanzas personales; falta de ahorros y deudas. En primer lugar, las personas deben ser capaces de hacer frente a una emergencia financiera. La realidad en este momento es que los empleados dependen de que sus empresas tengan las disposiciones adecuadas en caso de que lo peor llegue”.

Debbie Falvey, Jefa de Pensiones, Health & Benefits, EMEA en Aon

 

Comprender cómo funciona el interés compuesto y la inflación y entender los tipos de deuda

Hay muchos factores que han contribuido a la falta de resiliencia financiera. Entre los Millennials, el 39%, dice que, la presión social ha provocado un gasto excesivo. Tener un grupo de amigos que tiene salarios más altos, por ejemplo, puede poner a las personas en situaciones sociales incómodas, y hacerles sentir que tienen que mantenerse a ese nivel.

El gasto excesivo, impulsado por una cultura en la que el crédito es fácil de adquirir, puede conducir a consecuencias no deseadas pero significativas, como la bancarrota. La tecnología ha hecho que el acceso al crédito sea aún más fácil, con aplicaciones de préstamos y créditos hechas de forma sencilla y rápida a través de dispositivos móviles, y mientras que los bancos también ofrecen soluciones de ahorro digital, si uno no tiene la intención de ahorrar, el crédito sigue siendo la opción más fácil.

Debbie cree que el desarrollo de los mercados de consumo modernos ha desempeñado un papel importante en el desarrollo de estas actitudes:

“Tenemos una relación cada vez más desconectada con nuestro dinero, ya sea a través de compras en línea con un solo clic, facilidades de crédito fácilmente disponibles o simplemente “tirando de tarjeta”. Esto ha llevado a una pérdida de control sobre nuestras finanzas personales, y puede tomar un esfuerzo real para cerrar la distancia entre lo que es fácil para las personas, y lo que es la realidad financiera”.

0%

de los Millennials dice que, la presión social ha provocado un gasto excesivo

Hoy en día las compras se pueden hacer a distancia. Al vincular las cuentas bancarias directamente con las aplicaciones, las empresas han suavizado el camino para tomar decisiones rápidas a través de transacciones de un solo clic y servicios de entrega gratuitos, simplificando la forma en que consumimos— y eliminando la tangibilidad de las compras en efectivo. La gratificación instantánea que viene con las compras online ha creado una mentalidad del “ahora”, amplificada por las técnicas de marketing, que ha creado una sensación de derecho hacia artículos de lujo no esenciales.

En el centro de un cambio de actitud debe estar la realización de que lo que es importante para un individuo hoy en día, puede tener efectos directos en lo que será importante mañana; Tener una conexión entre los dos permitirá a las personas tomar mejores decisiones. Entender la buena deuda frente a la mala deuda y el coste real de las tarjetas de crédito son temas clave para iniciar un cambio de actitud.

Invierta en lo que entiende y tenga un plan

Cuando se trata de ahorros, la regla 50/30/20 no es una opción para algunos; el coste de vida puede ser fácilmente de más del 50% de las ganancias de una persona después de impuestos, y esta brecha se está ampliando. El 40% de todos los europeos no están ahorrando para el futuro, con esa cifra hasta un 60% en los países más pobres. Para aquellos que son capaces de ahorrar, hay algunas reglas útiles para asignar ahorros para el mediano y largo plazo, creando metas realistas y el equilibrio hoy con el futuro.

Vacaciones, ocio y diversión

¿De qué sirve vivir si no puedes disfrutarlo? Pero, si no puedes disfrutarlo porque el crédito que has pedido para pagarlo te genera estrés tampoco es un buen escenarío.
Esperar por algo puede aumentar tu felicidad a corto plazo, haciendo que la disciplina de proteger eso, sea una fuente de bienestar mental positiva. Así que, en lugar de usar el crédito, el objetivo es ahorrar para las vacaciones o artículos de lujo.

Educación infantil

Los empleados también pueden tener aspiraciones de que sus hijos puedan extender sus alas y alcanzar todo su potencial al acceder a la educación superior. Con el coste de la educación siendo un obstáculo cada vez más difícil, especialmente para aquellas de familias de bajos ingresos, esto podría “jugarnos una mala pasada”.

Jubilación

Los planes de pensiones de prestación definida, por ejemplo, son ya algo del pasado y residual, y las aportaciones de la empresa a los planes de aportación definida no es suficiente. El déficit de pensiones del Reino Unido es mayor que toda su economía, mientras que otros países europeos no tienen ningún fondo para futuras obligaciones por pensiones. Para protegerse en el futuro, la mentalidad de los empleados debe cambiar drásticamente hacia el ahorro a largo plazo: los Millennials y la Generación Z no disfrutarán de los estilos de vida en la jubilación que disfrutaron los Baby Boomers.

Tal como está, los ahorros personales más las disposiciones del gobierno dejarán a muchos con menos del salario mínimo en la jubilación, y con las edades de jubilación que se retrasan periódicamente, puede llegar un momento en que un número cada vez mayor de personas se enfrenten a una superposición de su bienestar financiero y físico a medida que trabajan en la jubilación.

Proteja a los que más ama, comprendiendo los beneficios fiscales y los beneficios de empresa.

Mientras que muchas empresas ofrecen excelentes paquetes de beneficios, muchas otras están desconectadas con estas disposiciones hasta que es demasiado tarde.

Bien porque no sean conscientes de lo que está disponible para ellos, o porque no crean que necesitan pensar en las cosas hasta más adelante en la vida, estas actitudes pueden dejarlos en una posición en la que no pueden permitirse jubilarse. Con el fin de alcanzar una tasa de reemplazo sensato para la jubilación, se aconseja que el empleado ahorre de media alrededor del 15% de sus ingresos después de impuestos.

Muchas empresas proporcionan excelentes paquetes de beneficios que proporcionan a los empleados y sus familias cobertura de salud o vida, pero no todos los empleados entienden los beneficios y además participan en la creación de seguridad financiera, que a su vez puede aliviar el estrés financiero. Explicar estos beneficios en el contexto de situaciones de la vida real puede hacerlos más relevantes y valorados.

Con el fin de alcanzar una tasa de reemplazo sensato para la jubilación, se aconseja que el empleado ahorre de media alrededor del

0%

de sus ingresos después de impuestos

Aon está bien posicionado para ayudar a las empresas a mejorar la resiliencia financiera de su fuerza de trabajo. Well One — La plataforma de bienestar financiero y salud de Aon, es un portal accesible y fácil de usar que proporciona muchas de las herramientas que las personas necesitan para poder hacer cambios en su gestión financiera. La información, los recursos y el software que proporciona permiten a las personas tomar el control de sus finanzas y ayudar al empleador a ponerse bajo la piel de exactamente cómo los hábitos de los empleados afectan su bienestar emocional.

Debbie cree que la puerta está abierta para que las empresas llenen este vacío y creen un mejor bienestar para sus personas, pero también para crear un futuro más seguro para sí mismos:

“No hay nada que detenga a las empresas educando a sus trabajadores. Existe una clara diferencia regulatoria entre lo que constituye asesoramiento financiero y orientación. La educación y los recursos adecuados para los empleados están disponibles ahora, y puede marcar la diferencia en el mundo.

El riesgo de no ayudar a los empleados a dar este paso es mucho mayor para las organizaciones que continuar la dinámica de la dependencia de los empleados.”

Pero el bienestar financiero es una vía de doble sentido y requiere el compromiso de los empleados para resolver su situación financiera actual y futura. Comienza con cada comprensión individual referida a su posición en ese momento, y mirando las opciones disponibles para crear un futuro seguro. Debbie, dice que, los empleados necesitan comenzar a asumir más responsabilidad:

“Para evitar una crisis de bienestar financiero y evitar el estrés, la mala salud mental y el aumento de siniestralidad de salud física, los empleados deben asumir la responsabilidad personal de sus finanzas”.

Si bien el cambio es a menudo la única certeza, nuestro apoyo está garantizado.

Hable con un asesor para descubrir cómo puede mejorar la salud y el bienestar de su equipo.

Para escuchar las historias de organizaciones que están promoviendo la resiliencia de sus personas y conocer los datos que demuestran cómo una fuerza laboral resiliente está impulsando una nueva generación de lugares de trabajo, descargue el informe Resiliencia de Aon.

Descargue el informe

Contacte con nosotros


Aon es líder global en servicios profesionales globales que ofrece soluciones de salud y bienestar que ayudan a las organizaciones y sus personas.

Para saber cómo puede convertirse en una organización resiliente, contáctenos hoy.


Gracias por contactar con nosotros. Nuestros asesores le responderán a la mayor brevedad.